El valor de nuestro tiempo.

Vivimos una época de incertidumbre.

Escrito por: Fiorella Fiorenza.

Una realidad que nos ha permitido entender el gran valor que tiene nuestro tiempo. No sabemos qué pasará en el futuro y no podemos cambiar el pasado. Solo sabemos que lo único que tenemos a nuestro favor es el presente.

 

Eckhart Tolle, escritor del libro El Poder del Ahora, explica que cuando no cumplimos con una tarea o dejamos algo pendiente por hacer, nos culpamos porque no hicimos las cosas a tiempo y a su vez nos angustiamos por las consecuencias que esto pueda traer.

 

En muchas ocasiones, nuestro peor enemigo es la mente y se demuestra en el hecho de que en lugar de enfocarnos en lo que es prioridad, nos centramos en el problema. El tiempo que tardamos en culparnos es igualmente proporcional al tiempo en que podemos concentrarnos y terminar las tareas.

 

Entonces, por qué dejamos las cosas a último momento, si podemos hacerlo con tiempo y evitar estresarnos.

Hay tres razones que sirven para explicar esto:

1. No tenemos un modelo efectivo de organización

2. Pensamos que el día se maneja en función de nosotros.

3. No sabemos discernir entre lo importante y lo urgente.

 

En la vida ajetreada que llevamos, dejamos pasar las tareas porque pensamos que siempre tendremos el tiempo para hacerlas, sin embargo olvidamos tomar en cuenta situaciones fuera de nuestro control, tal como son: el tráfico, problemas con la conexión de internet, que la niñera llegue tarde, entre otras cosas. Por otra parte, queremos cumplir con todo en 24 horas por lo que llenamos nuestra lista de tareas de tal forma que al empezar el día, ya nos sentimos abrumados. Sumado a ello, buscamos siempre quedar bien con los demás y nos comprometemos, sin revisar antes la disponibilidad de tiempo que tenemos, por lo que terminamos hundidos en más actividades de las que podemos manejar.

 

Hoy más que nunca se hace imprescindible tener un sistema de organización. Dejar tareas pendientes por hacer, nos atrasa en nuestras metas y nos lleva a tener pensamientos negativos que pueden afectar nuestra autoestima, al asociar la falta de productividad a una deficiencia de habilidades, en lugar de un mal manejo en la gestión del tiempo.

 

Cada momento perdido en redes sociales, sesiones interminables de Netflix u otro tipo de distracciones pueden ocasionar que nuestras horas productivas se vean afectadas. Con la llegada del COVID-19 debemos aprender a organizar las citas con anticipación, a tener las prioridades del día coordinadas desde la noche anterior, ya que los horarios de trabajos son más cortos. Así como también, se hace primordial para nuestra salud mental y emocional delimitar el tiempo dedicado al trabajo, a la familia y a las labores del hogar, más que todo en aquellas personas que hacen tele-trabajo.

 

Encontrar un sistema de manejo efectivo del tiempo no es sencillo pero tampoco imposible.No todos logramos concentrarnos a la misma hora. Hay quienes son más productivos en la mañana mientras que otros encuentran en la noche, el silencio necesario para trabajar. De aquí radica la importancia de buscar un modelo de organización acorde a nuestra personalidad y estilo de vida.

 

Es importante que una vez definamos qué modelo seguir, tener la disciplina de llevarlo a cabalidad. Como muy bien lo dice Charles Duhghigg, en su libro: El Poder del Hábito, la grandeza de los deportistas no está en lo complicado de sus maniobras sino en la constancia de dedicar tiempo a su preparación y práctica.

 

Si al cabo de un tiempo no nos sentimos cómodos, podemos probar varios modelos hasta encontrar el que sea más afín con nosotros, pero que a su vez sea lo suficientemente flexible para permitir que se den situaciones fuera de nuestro control, ya que al final de todo, el cambio es lo único constante en esta vida y para eso también debemos prepararnos.

 

 


 

Escrito por la Especialista en Mercadeo – Fiorella Fiorenza.

Fiorella Fiorenza

 

 

 

 

 

Linked In               Instagram           

 

2 comentarios

  • Carla Reply

    Me encantó el artículo! Encaja con la realidad que estamos viviendo y sentir que no somos productivos nos lleva tener más ansiedad

    • Fiorella Reply

      ¡Mil gracias por tu comentario! Me alegra muchísimo que te haya gustado. ¡Un abrazo!

Deje su comentario