Global Cinema: “Everything Everywhere All At Once”, un viaje a través del multiverso cinematográfico.

Por: Enmanuel Martínez-Cornó

“Una inmigrante china se ve envuelta en una loca aventura, donde solo ella puede salvar el mundo explorando otros universos que se conectan con las vidas que podría haber llevado.” 

¿Qué tienen en común Ratatouille (2007), 2001: A Space Odyssey (1968), The Matrix (1999) e In the Mood for Love (2000)? Todo en Todas Partes al Mismo Tiempo. No existe razón alguna para ver otra película nunca más. Absoluta perfección. 

 

 

 

Uno de los mejores temas en el cine es el uso de conceptos gigantescos como el tiempo y espacio para representar historias humanas profundamente íntimas. Los Daniels (Daniel Kwan; Daniel Schneinert) hacen un trabajo fantástico al crear la película más imaginativa que he visto en mi vida, en donde combinan una dirección dinámica, junto a una escenografía colorida y rica en detalles. En Everything Everywhere All At Once (EEAAO), estos dos escritores/directores capturan y amplifican cada emoción representada.

Cada toma y secuencia de acción, cada escena de acrobacias y combate cuerpo a cuerpo se maneja con tal control, cuidado y fulgor que es realmente sorprendente lo que Daniels y su equipo lograron con esta película. La cinematografía es vibrante y viva, los efectos visuales están perfectamente integrados y son extremadamente elegantes, las acrobacias y la coreografía son asombrosas. Los colores, la iluminación, las velocidades de los fotogramas, la mecánica cinematográfica y la edición fueron meticulosamente calculados. 

 

 

Durante su primera hora, es una pequeña comedia de acción emocionante y cautivadora. Es entretenida, pero no parece ser la película lacrimógena que tanta gente promete. Pronto descubrirás que, en este caso en particular, los críticos no mienten. EEAAO construye inteligentemente sobre su historia hasta convertirse en un golpe emocional mediante el empleo de un humor ridículamente absurdo. Y por golpe emocional, me refiero a una hora completa de alrededor de 25 clímax entrelazados a la perfección por un editor que merece el mundo y más solo por haber trabajado en este proyecto. Cada uno de estos clímax te agarrará por la garganta y exprimirá todos tus fluidos corporales (sí, lágrimas, sudor y, para los cinéfilos, incluso ese otro).

Esta película combina numerosos géneros, técnicas de narración y estilos humorísticos para crear una experiencia única. La atención al detalle es asombrosa, y el viaje es diferente a cualquier otro. Hay demasiado que elogiar, pero la verdadera estrella del espectáculo es sin duda Michelle Yeoh como protagonista donde despliega todas sus habilidades, incluso en Kung Fu. Stephanie Hsu como Jobu Tupaki tampoco se queda atrás. Y si vamos a hablar de rango, es importante reconocer la habilidad de Hsu para cambiar sus emociones en un instante.

 

 

“Everything Everywhere All At Once” será recordada como una de las películas más significativas de la década y como un clásico décadas después. Es una película que no te puedes perder, con técnicas de edición innovadoras, temas y actuaciones complejas. Además de un concepto único y original. Soy fiel creyente en que las películas y el arte en general son totalmente subjetivos, pero nada me va a impedir juzgar a cualquiera que no disfrute de esta película. Si no te gusta EEAAO, ya no me caes bien. Son películas como esta las que hacen que la gente hable. Películas como esta pueden inspirar a algunos jóvenes a interesarse más por el cine. Son películas como esta las que me hacen enamorarme todos los días de las artes cinematográficas

Si estás dispuesto a subirte a esta montaña rusa emocional de película, échale un vistazo este fin de semana en todos los cines de Latinoamérica. 

Calificación: 5/5 estrellas. 

 

 

 

Deje su comentario